Sacraments: First Communion

While all the sacraments are important for helping us grow in holiness, there is one sacrament that stands above the rest in importance for living a life of genuine holiness: the Eucharist. The Eucharist is the sacrament in which the Body and Blood of Jesus Christ become present under the appearance of Bread and Wine. It is the very heart and center of our Catholic faith life, and it is the epitome of our expression of faith and the best way to share in the saving grace of Christ.   When we receive the Eucharist, we are united with Christ who lived, died and rose again for our salvation, and we are united with one another; we are strengthened and our relationships with other Christians are made holy; we are nourished with God’s transforming grace; and we are prepared for the future glory of God’s heavenly banquet.  In short, receiving the Eucharist is the way we can taste a little of heaven while on earth.

Preparation for First Holy Communion typically begins when a child enters the 1st grade and continues until the spring of 2nd grade.  Children may receive preparation through our parish Faith Formation program.  Contact the Church Office or the Faith Formation Director for more information on registering your child.

 

Si bien todos los sacramentos son importantes para ayudarnos a crecer en la santidad, hay un sacramento que está por encima del resto en importancia para vivir una vida de santidad genuina: la Eucaristía. La Eucaristía es el sacramento en el cual el Cuerpo y la Sangre de Jesucristo se hacen presentes bajo la apariencia del Pan y del Vino. Es el corazón y el centro de nuestra vida de fe católica, y es el epítome de nuestra expresión de fe y la mejor manera de compartir la gracia salvadora de Cristo. Cuando recibimos la Eucaristía, estamos unidos con Cristo que vivió, murió y resucitó por nuestra salvación, y estamos unidos unos con otros; Nos fortalecemos y nuestras relaciones con otros cristianos se hacen santas; Nos nutre de la gracia transformadora de Dios; Y estamos preparados para la gloria futura del banquete celestial de Dios. En resumen, recibir la Eucaristía es la manera en que podemos probar un poco del cielo mientras estamos en la tierra.

La preparación para la Primera Comunión comienza típicamente cuando un niño entra en el primer grado y continúa hasta la primavera del 2do grado. Los niños pueden recibir preparación a través de nuestro programa de Formación de la Fe de la parroquia. Comuníquese con la Oficina de la Iglesia o con el Director de Formación de la Fe para obtener más información sobre el registro de su hijo.